Inicio > Baena > Personajes > Francisco Valverde y Perales

Personajes

FRANCISCO VALVERDE Y PERALES

                                                 Baena,1 de octubre, 1.848 - 7 de julio, 1913

Foto Valverde 



Vida

   Nació el 1 de octubre de 1848. Sus padres fueron Juan Antonio Valverde Navas y Dña. María Josefa Perales Zarza. Fue bautizado en la iglesia parroquial de Santa María la Mayor. Al parecer tenía un hermano, José. Entre su obra hay un poema dedicado a él . Siendo niño asistió a la escuela pública, donde desde el comienzo empezó a destacar por su constancia e inteligencia. Se inició en el aprendizaje del latín, que alcanzaría más adelante a dominar con soltura.

   Formaban una familia humilde con pocos recursos económicos y, a la vez que atendía su actividad escolar, ayudaba a su padre en el trabajo. Su afición al estudio y su continuo afán de superación llevaron a sus padres a enviarlo a Córdoba desde donde, ante el infructuoso resultado de no encontrar trabajo, se vio obligado a trasladarse primero a Sevilla y posteriormente a Cádiz. Por la escasez de medios económicos se vio obligado a mantenerse fuera de casa sin ayuda económica paterna. Allí, al no conseguir su propósito, con diecinueve años, se alistó en el ejército, donde empezaría  a sobresalir por sus cualidades. Su talento,  esfuerzo, y las ganas de aprender, le harían merecedor de distinguidas condecoraciones y ascensos en el ámbito militar, y del reconocimiento en el plano intelectual, como su entrada en la Real Academia de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes de Córdoba (11/11/1900), en la Real Academia de la Historia (25/04/1902) y en la Real Academia de San Fernando (18/01/1904).

   Con 19 años se incorporó al Regimiento Cantabria (28/01/1868). Intervino siendo soldado en la Batalla del Puente de Alcolea (27/08/1868) entre los partidarios de Isabel II y los militares sublevados (Prim y Topete). Éste sería su primer hecho de armas. Al cumplir los 20 años fue ascendido a cabo (20/11/1868) y pasó con su regimiento a Madrid. En 1870, con 22 años, fue destinado a Cuba, con motivo de la sublevación que se había producido allí, donde prestaría sus servicios en el Benemérito Cuerpo de la Guardia Civil (desde finales de enero de 1871).

   Al apaciguarse el primer levantamiento de la isla, Valverde y Perales, habiendo ascendido  hasta capitán (5 de junio de 1882) por méritos de guerra, regresa a España (1 de marzo de 1886), cerrando el escalafón militar como comandante el 4 de diciembre de 1902. Tras haber conseguido numerosas medallas y cruces con distintivos blanco y rojo, los reconocimientos le siguieron llegando al historiador baenense, que recibió en 1881 la Cruz de Isabel la Católica y en 1888 la Cruz de San Hermenegildo.

   El 30 de diciembre de 1948 “El Ayuntamiento, por aclamación, acordó dejar constancia en este acta de la concesión de la Cuarta Medalla de Oro de la Ciudad a su preclaro historiador e Hijo Predilecto Don Francisco Valverde Perales, para ser impuesta en la persona de su descendiente más caracterizado”. Actas Capitulares del Archivo Histórico Municipal.

   Se casó dos veces: la primera con la cubana Doña Caridad Suárez del Pino con quien tuvo tres hijos militares (Francisco, que llegó a coronel, Manuel, José) y una hija. En 1894, fallecida su primera esposa, se casó con Dña. Clementina Villarreal y Serrano con quien tuvo tres hijos (Juan, Agustín, Clemente) y  una hija Josefa. Actualmente vive en Baena un nieto: D. Francisco Cassani Valverde, hijo de Dña. Josefa.

La importancia de su obra: arqueología, historia y literatura

   Excavaciones MinguillarEstuvo destinado en diferentes ciudades de España, pero Toledo fue la que le dejó una gran huella en su afición por la historia y la arqueología. Cuando se retiró, como comandante de la Guardia Civil, con la salud ya quebrantada, se trasladó a vivir a Baena (1902), donde se dedicó con gran entusiasmo a la historia, a la creación literaria, y a los trabajos de arqueología. Fue Presidente de la Sociedad Arqueológica de Baena y su trabajo en el cerro Minguillar (donde desveló el yacimiento arqueológico de Iponuba) le llevó a descubrir numerosas e importantes piezas, algunas de las cuales están en el Museo Arqueológico Nacional.

El crismón

  crismonoro Fue hallado en la Villa de Íscar (entre Castro del Río y Baena). A finales del mes de diciembre de 1901, dentro de un antiguo, sepulcro hallaron unos trabajadores una cruz de metal fundido, que mide 33,5 centímetros de alta por 25 centímetros de anchura en los brazos: tiene pendientes de estos el alfa y la omega, primera y última letras del alfabeto griego, anagrama del nombre de Jesucristo, principio y fin de todas las cosas. La parte inferior forma la cabeza de un áncora con su asa y su travesaño, teniendo al final de los brazos unos remates que asemejan las uñas de aquella. Junto a la cruz aparecieron restos humanos, una vasija de barro y una cruz. Se trataba de una tumba perteneciente, con toda probabilidad, a un religioso hispanorromano, en la que aún perduraba la práctica pagana de colocar ajuares, incluida una vasija para ofrendas alimenticias, costumbre ésta que en ámbitos rurales llegaría hasta el siglo VII. Su antigüedad está comprendida en la colección de inscripciones cristianas de Hübner, entre los años 517 y 662 de nuestra era.

   Valverde y Perales cedió esta interesante pieza arqueológica al Museo Arqueológico Nacional. La prensa de la época recoge la felicitación pública del rey.El Diario Oficial de Avisos de Madrid del 9 de diciembre de 1902 recoge en el apartado del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, entre sus Reales Órdenes la siguiente:
“Ilmo. Sr.: En vista de un oficio del Director del Museo Arqueológico Nacional participando á este Ministerio que el Sr. D. Francisco Valverde y Perales ha donado á dicho establecimiento una interesantísima cruz de bronce visigoda, con el crismón, hallada en las inmediaciones del cortijo bajo de Iscar (Municipio ipscense), próximo á Baena (Córdoba), único ejemplar en aquel Museo de los conocidos en España; S. M. el Rey (Q. D. G.) se ha servido resolver que, dada la importancia del objeto cedido al Estado por el repetido Sr. Valverde Perales, se haga saber á éste el singular aprecio que oficialmente se hace de su generoso proceder, y que se le den por ello las gracias en la Gaceta de Madrid para que le sirva de satisfacción y se tenga pública noticia del acto que ha realizado.

De Real orden lo digo á V. I. para su conocimiento y demás efectos. Dios guarde á V. I.
muchos años. Madrid 29 de Noviembre de 1902.— C. de Romanones.”
 
   El crismón fue robado del Museo Arqueológico Nacional. Así lo recogía el diario El País de 9 de julio de 1993: "El Crismón de Baena, una cruz visigoda de una gran importancia arqueológica, expuesta en el Museo Arqueológico Nacional desde su donación por la villa de Baena, por mediación del arqueólogo e historiador local Francisco Valverde, ha desaparecido de la sala donde figuraba el pasado día 6 de Julio, según ha confirmado a EFE el Ministerio de Cultura..."

Historia de la Villa de Baena


Historia de la Villa de Baena
   Por lo que más se conoce y reconoce a Francisco Valverde y Perales es por su legado más preciado: la Historia de la villa de Baena. Es el libro de Baena más reeditado (1969/1982/1994), y una de las historias locales más destacadas. Tanto lo fue ya en su época, que un año antes de su publicación, que sería en 1903, su autor entró a formar parte de la Real Academia de la Historia (25/04/1902), donde merced a esta obra recibiría el Premio al Talento (20 de junio de 1902).
 
   En el Boletín de la Real Academia de la Historia (19/04/1903-tomo XLII, pág. 401) de 1903, se recoge en el apartado de Documentos Oficiales que  se presentaron 10 obras al Premio al Talento y cómo resultó difícil establecer cuál era la ganadora: “La Academia la decidió, no sin debate, en el que se compulsara todo escrúpulo, acordando. al fin el premio á D. Francisco Valverde y Perales por su «Historia de la villa de Baena” estimada por todos conceptos comprendida en la convocatoria; juzgada anteriormente por la Academia misma (1) como verdadera monografía histórica, escrita con estilo natural y sencillo; desenvuelta, después de larga investigación; exornada con un capítulo especial en que se contienen las opiniones del autor sobre la batalla de Munda; con otro dedicado al recuerdo de las principales antigüedades de la vieja Baniana, alguna por el mismo Sr. Valverde descubierta, y con apéndices y copias de documentos que remontan al año 1254”. Boletín de la RAH.

   El Diario Oficial del Ministerio de Guerra del 5 de septiembre de 1903 publica la concesión de la Cruz de 2ª Clase del Mérito Militar con distintivo blanco por haber escrito la Historia de la Villa de Baena, la única fuente que desde 1903 ha mostrado el devenir del camino de la historia de este pueblo. Diario Oficial del Ministerio de Guerra.

   Tuvo tanta aceptación la primera edición, que en 1948 el Ayuntamiento celebró el Primer Centenario del Nacimiento de Don Francisco Valverde Perales y, entre los concursos, la obra que ganó el premio fue la del Maestro Nacional Don Manuel Rodríguez Zamora, Baena en la Historia, una utilísima adaptación didáctica de la obra de Valverde y Perales de la que se publicarían mil ejemplares por la Imprenta Provincial de Córdoba, por un importe de 12.000 pesetas, usándose profusamente en los colegios.  APROSUB la reeditó en 1997.

   “Con motivo de celebrarse el día 1.° de octubre próximo el primer Centenario del nacimiento de don Francisco Valverde y Perales, el, Ayuntamiento de Baena, (Córdoba) abre un Concurso para premiar los trabajos escritos de manera concisa sobre "Historia de Baena", y "La vida y obra literaria de D. Francisco Valverde y Perales”.Se establecen dos premios de 2.500 pesetas para cada uno. El plazo de admisión termina el 20 de septiembre” Así lo recoge el ABC de 2 de septiembre de 1948.

Leyendas y tradiciones. Toledo. Córdoba. Granada.

                       Leyendas 1900                                                       Leyendas 1973    

   En 1900 Valverde y Perales publicó  en Toledo Leyendas y tradiciones. Toledo. Córdoba. Granada, donde se recogen trece leyendas de estas provincias. Entre ellas hay cuatro en las que Baena aparece como referencia: "La piedra escrita", "La Virgen de Consolación", "La prisión de Boabdil", y "Mohamad". En 1973, con el impulso de su hija Dña. Josefa Valverde Villarreal se realiza una segunda edición, impresa en Baena, en Gráficas Cañete, en la que se añaden siete leyendas más, entre ellas "Las emparedadas", "El anillo de la duquesa" y "La Virgen de los Ángeles".  Esta edición además del prólogo de R. Torromé de la 1ª edición, cuenta con otro breve de José María Pemán. Además, se incluye una carta de Juan Valera dirigida a Valverde y Perales.

Heridas de la honra

  Se trata de drama en verso en tres actos y epílogo. Fue presentada en el Teatro Rojas de Toledo el día 1 de diciembre de 1892. En Baena se representó el día 5 de abril de 1904 en el Teatro Principal.

  En el CEIP Valverde y Perales se dispone de una 1ª edición de esta obra, gracias a la donación de la familia de Valverde y Perales.

  Aunque en ciertas fuentes se mencionan otras obras teatro del mismo autor como Alelí y Soltera, no disponemos ni de datos sobre su publicación ni sobre su representación.


Fallecimiento

  A las tres de la mañana del día 7 de julio de 1913, el año en que Baena pasó de ser villa a ciudad, moría Francisco Valverde Perales “en su domicilio de la Calle Alta a consecuencia de una cirrosis hepática” a los sesenta y cuatro años. Así lo manifestaba su sobrino, D. Antonio Rabadán Valverde, ante D. Rodrigo Cubero Villarreal, juez municipal a las diez de la mañana de ese mismo día, según consta en el acta de defunción .

 Reconocimiento de su figura y obra

  Además de recibir en 1881 la Cruz de Isabel la Católica y en 1888 la Cruz de San Hermenegildo, durante su vida recibió numerosas condecoraciones como José María Ocaña Vergara refleja en su tesis doctoral Obra poética de Valverde y Perales, leída en la Universidad de Granada el 22 de mayo de 1977.

También son numerosos los testimonios de reconocimiento a su vida y obra que aparecen en la Hemeroteca Digital de la BNE, junto a los que Ocaña Vergara cita en su tesis doctoral .

  En Baena, cuando su trayectoria como historiador estaba siendo reconocida en el ámbito provincial y nacional, como quedará patente con su inclusión en diferentes academias:Real Academia de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes de Córdoba (11/11/1900), Real Academia de la Historia (25/04/1902), y Real Academia de San Fernando (18/01/1904), el pleno del Ayuntamiento del 20 de diciembre de 1901 acordó:

  “Que siendo una obligación moral de los pueblos enaltecer y perpetuar el nombre de sus hijos predilectos, de aquellos que se distinguen por sus virtudes, por su ilustración o por su talento; y queriendo hacer justicia a los méritos excepcionales de don Francisco Valverde Perales, natural de esta villa, pundonoroso militar y correcto escritor, autor de varias obras y que en la actualidad está escribiendo la Historia de Baena, evidenciando su gran patriotismo y el cariño que profesa a su país natal, se varía el nombre de la Plaza Vieja, que en lo sucesivo se denominará Plaza de Francisco Valverde”. Actas Capitulares de 1901. Archivo Histórico Municipal.

  Tras su muerte, en un pleno ordinario del Ayuntamiento de Baena del 10 de julio de 1913 se recoge que "tratándose de un historiador y un literato, amén de un retrato suyo colocado en el salón de sesiones y de una lápida en la fachada donde naciera, se podía organizar como homenaje público una fiesta literaria consagrada a su memoria" La placa que figura en la fachada de la casa donde nació, en la actualidad con el número 13, se colocó con motivo del I Centenario del Nacimiento en 1948. (Véase en Galería de Imágenes el Itinerario )

  En el ABC de 2 de septiembre de 1948 aparece la siguiente noticia: "Con motivo de celebrarse el día 1º de octubre próximo el primer Centenario del nacimiento de don Francisco Valverde y Perales el Ayuntamiento de Baena (Córdoba) abre un Concurso para premiar los trabajos escritos de manera concisa sobre "Historia de Baena" y "La vida y obra literaria de D. Francisco Valverde y Perales. Se establecen dos premios de 2.500 pesetas para cada uno. El plazo de admisión termina el 20 de septiembre".

  El primer premio de ese Concurso relativo a la "Historia de Baena" sería la obra del maestro D. Manuel Zamora Rodríguez con una adaptación didáctica publicada con el título de Baena en la historia, de la que se tiraron mil ejemplares por parte de la Diputación Provincial con un coste de 12.000 pesetas. Su uso se generalizó en las escuelas de Baena. APROSUB, reeditaría esta obra en 1997.

  Un busto de Valverde y Perales permanecía en el Ayuntamiento de Baena, junto a otro de José Amador de los Ríos, hasta que en 2002 se remodeló la Plaza Francisco Valverde y se colocó allí. Antes de esto, en 1976, en el centro escolar que llevar su nombre: Centro de Educación Infantil y Primaria Valverde y Perales, la hija del historiador baenense había encargado un busto, cuya inauguración recogió el periódico el Ideal del 3 de junio de 1976 . En una carta de su hija Dña. Josefa Valverde Villarreal, de 8 de marzo de 1976,dirigida a D. José María Ocaña Vergara, y que éste incluye en su tesis, dice: "Me pidió las Escuelas Básicas Valverde y Perales hiciera un busto para ponerlo allí; ya gracias a Dios lo tengo en casa terminado, por cierto he quedado contenta, ahora le estan haciendo el pedestal y enseguida se colocará en su sitio que se vea más adecuado; está más logrado que el del salón de actos del ayuntamiento."

Durante 2013 la Fundación Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena organizará algunas actividades para conmemorar el I Centenario de la Muerte de Francisco Valverde y Perales.

Tabla cronológica de la biografía de Valverde y Perales perteneciente a la tesis doctoral de Ocaña Vergara.


Obras:
 

Santa Leocadia, Toledo, Imprenta y librería de Fando y hermano, 1887.

Heridas de la honra, Toledo, Imprenta y librería de la viuda e hijos de J. Peláez, 1896.

Leyendas y tradiciones de Toledo
.Córdoba. Granada. Toledo, Imprenta y librería de la viuda e hijos de J. Peláez,  1900.

"Antigüedades romanas de Baena", Boletín de la Real Academia de la Historia, tomo 40 (1902), pp. 253-257.

"Antigüedades romanas y visigóticas de Baena", Boletín de la Real Academia de la Historia, tomo 40 (1902), pp.513-516.

Historia de la Villa de Baena, Toledo, Imprenta y librería de la viuda e hijos de J. Peláez, 1903.

"Antigüedades romanas de Andalucía. Excavaciones en el cerro del Minguillar cerca de Baena", Boletín de la Real Academia de la Historia, Tomo 46 (1905), pp. 167-168

Antiguas ordenanzas de la Villa de Baena (Siglos XV y XVI),Córdoba, Imprenta "El Defensor", 1907.

"El emplazamiento de Munda", Córdoba, Boletín de la Real Academia de Córdoba, 87 (1965-67), págs. 25-39.

Leyendas y tradiciones de Toledo. Córdoba. Granada. Baena, Gráficas Cañete, 1973.

Antiguas ordenanzas de la Villa de Baena (Siglos XV y XVI), Baena, Gráficas Cañete, 1998.

Diseña eprinsa

Creado con Portal - Gestión de Contenidos Web

C/ Cuadrilleros Hnos. Aguilera Urbano, 1-1º. 14850 Baena (Córdoba). España

Telf.: 957-665150. Fax: 957-665150

Email: centro@juanalfonsodebaena.org

Xhtml1.0 válido

Accesibilidad