Inicio > Revistas > PROLOGUS BAENENSIS 1 > Un género que se resistió a desaparecer

PROLOGUS BAENENSIS 1

Volver a PROLOGUS BAENENSIS 1

Un género que se resistió a desaparecer:

Preguntas y respuestas a finales del 

siglo XVI y principios del XVII

José J. Labrador Herraiz
Cleveland State University
Ralph A. DiFranco
University of Denver
Al  Prof.  Joaquín Gimeno Casalduero,
con agradecimiento.



La labor de inventariar la poesía castellana de los siglos de oro para verterla en la Bibliografía de la Poesía Áurea ha hecho que nos topemos, con más frecuencia de la que podríamos suponer, con un género que tuvo mucho éxito en el siglo XV.[1] El Cancionero de Baena, hermosa recopilación llevada a cabo por Juan Alfonso, hijo ilustre de la villa cordobesa, en el primer tercio del siglo, es el testimonio más rico en preguntas y respuestas que tenemos en nuestra literatura.[2] Mediante este antiguo debate, los poetas se planteaban una amplia gama de temas, muchos de seria y compleja teología y otros para entretenimiento y solaz de los lectores que aplaudían tanto la agudeza manifestada en las disputas como el ingenio y la destreza verbal de los contendientes.[3]   Ni los aparentemente trasnochados temas que abordan las preguntas, ni la dificultad del discurso, ni la complejidad sintáctica y verbal de los versos ni la monotonía que la métrica apropiada al género exigía fueron motivos suficientes para que estos debates poéticos fuesen a parar al desván de los recuerdos. Fue una moda medieval que no acabó por borrar la enorme y diferente poesía italianizante ni el nuevo discurso renacentista.[4] Los compiladores de los poesías varias no desaprovecharon nada de lo que caía en sus manos para llenar apresuradamente los folios de sus cartapacios. Partiendo de la lírica del XV la transformaron en lírica renacentista, y, por razones que están todavía sin investigar, mantuvieron también su aprecio por la poesía dialogada  medieval, a  pesar del verso largo, la rima pesada y el lenguaje formulístico.[5]

No desaparecieron, pues, de las misceláneas poéticas del XVI y del XVII las preguntas ni las adivinanzas. A éstas los copistas de esos siglos prefirieron llamarlas quesicosas o qué es quesi cosa, aunque tampoco descartaron la vieja etiqueta. Las preguntas nos llegan con la misma solemnidad de entonces; las adivinanzas, acertijos o enigmas son también, como antaño, ingeniosos todos, más abundantes y, por lo tanto, disponiendo de mayor amplitud para darles a algunos polisemia erótica. En definitiva, se trataba de hacer un esfuerzo mental y hallar una solución, solución que normalmente es apuntada en los manuscritos al final de cada pasatiempo.[6]   Entre estos alegres acertijos suelen aparecer las más serias y ponderadas preguntas, arropadas, a veces, en su complejo esquema métrico “por consonantes”.

No pretendemos hacer aquí un estudio completo de la supervivencia del género, sino dar simplemente noticias de que todavía a finales del XVII hay manuscritos que recogen composiciones algunas medievales, otras, acaso, imitaciones, para que los estudiosos del género se acerquen a las fuentes que las acarrean.  En otras ocasiones, como en el caso de nuestros poemas 5 y 6 del MN 22.783, el copista del XVII recurre al Cancionero general (1511), folio 155, para transmitir uno de los diálogos poéticos.[7] Pero antes de ofrecer los textos que hemos hallado en ciertos manuscritos, unos de finales del XVI y otro del XVII, no estaría de más recordar una novela de mediados del XVI cuyos personajes se divierten con el debate poético.

Ha sido Gaspar Gil Polo en el Libro Quinto de su Primera Parte de Diana Enamorada quien ha sabido sacar muy buen partido del juego cortesano. Sirviéndose de la pastora Diana, trae a colación cómo las preguntas, adivinanzas en realidad, eran un pasatiempos frecuente entre las pastoras:

            ¿Cómo había yo, dixo Diana, de entender tan difficultoso y moral enigma,
            si las preguntas en que las pastoras nos exercitamos, aunque suelen ser muy
            llanas y fáciles, nunca las supe adeuinar?

Felicia, desafiando la falsa modestia de Diana, piensa que están a tiempo para deleitarse con una fiesta de preguntas y respuestas, y pondera que “no será menos deleyte esta fiesta que otra.” Comienza Silvano “que en dezir preguntas tenía mucha destreza”, le siguen Selvagia y Belisa, ésta con otra pregunta de las “muchas [que] hay más delicadas” que la anterior, continúa Ismenia con un enigma “que a los más avisados pastores ha puesto en trabajo”, la tímida Alcida sigue la ronda y la cierra su hermana Clenarda. Diana, que ha demostrado tener un “estremado saber [que] tiene estrañamente” maravillados a todos, recibe un “riquísimo anillo con una piedra de valor”, a semejanza de los poetas del XV cuando recibían por premio unas varas de lienzo, unas calzas o unos guantes. Los enigmas que presenta Gil Polo —como es lógico— están en consonancia con la época y la sociedad cortesana en que se centra la obra.[8] Hay que pensar, sin embargo, que también el pueblo se divertía con acertijos basados en equívocos o cargados de imágenes tomadas de la naturaleza, como animales, frutas y hortalizas (formas que invitaban pronto a la polisemia), y objetos diversos que estaban presentes en la vida cotidiana.[9]

El manuscrito F. G. Cod. 3072 de la Biblioteca Nacional de Lisboa titulado Poesías varias de diversos Authores em castelhano, es un volumen facticio. Su primera parte es obra homogénea de un solo copista, labor de un aficionando culto sevillano que quiso hacer un cancionero que reuniera principalmente obras de producción local. Figuran en sus folios poemas de Baltasar del Alcázar, Gutierre de Cetina, Juan de las Cuevas, de los licenciados Dueñas y Escobar, Fernando de Herrera, Juan de Iranzo, Jorge de Montemayor, Pedro de Padilla, Juan Sánchez Burguillos y Gregorio Silvestre, entre otros.  Este plantel de conocidos poetas renacentistas debería excluir, aunque sólo fuera por la consabida limitación de las páginas, cualquier composición antigua.  Pero no es el caso.  Dos preguntas (105, 110) y una adivinanza (107), separadas por un villancico navideño (109), recuerdan que la vieja poesía del XV se resiste a desaparecer.  Las conocidas fórmulas epistolares están tan frescas en estas composiciones como lo estuvieron en el Cancionero de Juan Alfonso de Baena, hasta tal punto que, por ahora, es difícil distinguir si se han copiado de algún folio medieval o son buenas imitaciones de los viejos modelos.[10]

                                                                  1

                                                  VNA PERGUNTA  [sic]

                                                Por questoy en graue pena,
                                                muy del todo assenagado,
                                                es ella tal, y tan buena,
                                                ques de plazer muy agena
                                        5       que haze ser mal myrado.
                                                Suplicándole, señor,
                                                que quiera esto declarar,
                                                pues que soy su seruidor,
                                                y estoy con tan gran dolor
                                       10      que no puedo rresollar.

                                                Luchando con gran porfía
                                                mi oluido y mi memoria,
                                                diziendo quién ser deuía
                                                el que preualescería
                                       15      y saliesse con vitoria.
                                                Y siendo, como esposo,
                                                estar juntos en vn ser,
                                                porque vno quita el reposo
                                                y otro me priua el gozo,
                                       20        pregunto qué deuo hazer.

                                                Pues si me quiero acordar
                                                del bien perdido y passado,
                                                torno de nuevo a penar,
                                                porque me veo tornar
                                       25      a ser más atormentado.

                                                Si es oluidado el dolor,
                                                es notorio no se siente,
75v                                          y si me oluido el temor,
                                                me pone más desamor
                                       30      que haré yo en lo presente.

                                                Por que para yo oluidarme,
                                                si me acuerdo, estoy sin tiento,
                                                y si acierto a acordarme,
                                                para hauer de reyterarme
                                       35      padesco en igual tormento.
                                                Y por que yo no padesca
                                                lo que la razón no sigue,
                                                en esta siesta tan fresca,
                                                avnque yo no lo meresca,
                                       40      le suplico me despligue.
                                       __________________
                                       16 “como espero” en ms.

                                                                2
                                                        RESPUESTA

                                                Las passiones que me aquexan
                                                son tan graues de sufrir,
                                                que aunque algún rato me dexan
                                                otras de mí no se alexan
                                        5       por donde llego a morir.
                                                Assí que, para excluir
                                                vna tan pronta pregunta,
                                                quisiera saber dezir
                                                quánto más pena el morir
                                       10      a quien pena en vida ajunta.

                                                Dígolo, porque la muerte,
                                                que plazeres siempre ataja,
                                                me quitó con pena fuerte
                                                delante el bien, de tal suerte,
                                       15      como el gran vyento a vna paja.
                                                Pero porque a mi passión,
                                                de lo ýntimo asumpta,
                                                le viene consolación,
                                                quiero, en fin de concluir,
                                       20      absoluer esta pregunta.

                                                El oluido en oluidar
                                                el tiempo en mil despedidas,
                                                claro está no ser yerrar,
                                                antes, dezirse acertar,
                                       25      pues memoria vence oluidas.
76                                            Pues siempre la memoria
                                                del bien y mal se antepone,
                                                clara cosa es, y notoria,
                                                de los dos ser la victoria
                                       30        el que en mal y bien dispone.

                                                Porque en lo preguntado
                                                entre los dos ay tercero,
                                                no perdáys vos lo ganado,
                                                porque no ha de ser cobrado
                                       35      sino en el tiempo primero.
                                                De tal suerte, la memoria
                                                no tiene aquí que abordar
                                                y saldrá con la victoria,
                                                pues que la passión notoria
                                       40      procura de la oluidar.

                                                Si perdiste, no estoy cierto
                                                que la memoria, acordando,
                                                es vn dechado encubierto
                                                en el qual veys muy abierto
                                       45      el camino, y vays no errado.
                                                Assí que, a mi parescer,
                                                oluido queda oluidado,
                                                y memoria ha de valer
                                                porque en ella podéis ver
                                       50      que en todo le ha despriuado.

                                                                3
                                                            OTRAS
                                                ¿Quál es la cosa criada
                                                de tierra, por no mentir,
                                                que con agua fue abiuada
                                                y con fuego fue acabada
                                        5       y con ayre es su biuir?
                                                Pies ni cabeça no hauía,
                                                ni ningún otro embaraço,
                                                sola vna boca tenía
                                                y sin piernas posseýa
                                       10      la fuerça sólo en vn braço.

                                                                4
                                                        RESPUESTA
                                                Quien substenta nuestro ser
                                                sin falta y sin resistencia.
                                                según puedo conoscer,
76v                                          es en quien es la potencia
                                        5       de nuestro convalescer.
                                                Es la más menospreciada
                                                y tenida en más valor,
                                                es nuestra fuerça y vigor,
                                                es la ques tenyda en nada
                                       10      y es el más suäue olor.

                                                            5
77                                        

                                                          OTRAS
 
                                            Fiel y muy noble, amigo y señor,
                                            razón me combida a os la dirigir,
                                            a esta pregunta quiera difinir
                                            no perjudicando su sciencia y honor.
                               5           Cient mil yerros, digo, serían y son
                                            y en ello no ay duda sino ques assý,
                                            si yo pensasse que en vos no estaría
                                            cierta y muy clara su declaración.

                                                       PREGUNTA

                                       Ondeado bien el mundo orbeado,
                              10      lo que ay en él todo es nascido,
                                       quen vn solo curso se ha recogido,
                                       acabado ya el tiempo limitado.
                                       Rezia cosa es si ha transmutado
                                       de vno en dos cursos para estar en su ser, [sic]
                              15      onde paresce hauer de nascer
                                       dos solas vezes, y esto es forçado.

77v                                  Suele ser nieto de su mismo padre,
                                       hermano assí mismo de quien lo parió,
                                       entra y sale por do se engendró
                               20     y este es marido de su mesma madre.
                                       Y esto que nasce dos vezes no más,
                                       y con vna sola caresce de hablar.
                                       Esto os suplico queráis declarar,                              
                                       pues que otro tal no se bió ya más.

 

Por los mismos años que el lisboeta, finales del XVI, se confeccionaron otros dos manuscritos que aportan la misma pregunta y respuesta. Se trata del MP 973, ca 1586, titulado “Poesías de Maestro León”, también conocido como Fuentesol, por haber pertenecido a la biblioteca vallisoletana del Conde de Gondomar, cuya casa se distinguía por el sol de piedra que flanqueaba el dintel. Recoge obras de poetas de primerísima fila, como Hernando de Acuña, Lupercio L. de Argensola, Vicente Espinel, Francisco de Figueroa, Luis de Góngora, Diego Hurtado de Mendoza, Fray Luis de León, Jorge de Montemayor  y Lope de Vega. También se copiaron poemas de otros poetas de importancia, como Almeida, Sánchez de las Brozas, Cairasco, Cobos, Liñán, Vargas. Es de capital importancia para el estudio de las obras del fraile Melchor de la Serna, cuya poesía erótica circuló en una veintena de manuscritos.  Entre tan nutrido grupo de poesía renacentista, se copió una pregunta que trae ecos de aquellas tensas polémicas de Villasandino en el Cancionero de Baena.  El otro manuscrito que nos ha dejado testimonio de la misma pregunta, en casi idéntica redacción,  es el Cartapacio de Pedro de Penagos,  procedente también de la biblioteca del Conde de Gondomar, recopilación que comenzó el 9 de agosto de 1593 el poeta Penagos, aunque el traslado se deba a múltiples manos. Dividido en secciones, la pregunta abre otra de poemas con temas diversos y métrica variada. La cuestión se plantea dentro del esquema de pregunta disyuntiva típica, aunque la pregunta y la respuesta no guardan las consonantes:

                                                                  PREGUNTA
                                       Pues en responder soys tan acabado
                                       que ygual yo no hallo a vuestro primor,
                                       deçidme: de dos ¿quál es el mejor,
                                       ser buen bachiller o ruyn liçençiado?

                                                                  RESPUESTA
                           5          Perfecto real y falso ducado,
                                       el pájaro en mano, el buytre que bola,
                                       la mala compaña, la vida que es sola,
                                       villano muy bueno, ydalgo ynfamado,
                                        frayle perberso, seglar rruyn casado,
                           10         el ruego de buenos, el salto de mata,
                                       el vino en barreña, el agua en la plata,
                                       jigante cobarde, enano esforçado.
 
                                       Cauallo desnudo, borrico enmantado,
                                       gallina en dolençia, çebolla en salud,
                           15         virtuoso basallo, señor sin virtud,
                                       sierbo dichoso, señor desdichado,
                                       dinero sin bolsa, bolsón sin dinero,
                                       el rico cautibo, el pobre soltero,
                                       verdugo que aorca, alcalde aorcado
                           20        es buen bachiller y ruyn liçençiado.[11]

El manuscrito de la Biblioteca Nacional de Madrid, signatura 22.783, códice del XVII cuyos folios están ocupados por largas églogas, cartas y madrigales, reservó unos folios para “La bella mal maridada” y sus coplas, para el villancico “Afuera dormirás el pastorcico”, con su glosa, para una canción a la Virgen “al tono de don golondrón”, para dos de zagales y para dos adivinanzas y dos preguntas, estas cuatro composiciones copiadas alternativamente. Todas las piezas se hallan en los folios 48 al 53. Los textos son:

Diseña eprinsa

Creado con Portal - Gestión de Contenidos Web

C/ Cuadrilleros Hnos. Aguilera Urbano, 1-1º. 14850 Baena (Córdoba). España

Telf.: 957-665150. Fax: 957-665150

Email: centro@juanalfonsodebaena.org

Xhtml1.0 válido

Accesibilidad